Horquilla Rock Shox SID World Cup

Empecemos por el nombre; SID es el acrónimo de Superlight Integrated Design, o diseño integrado superligero. Y realmente, al escuchar este nombre, de manera inmediata pensamos en carreras y ligereza.

Lo de la competición es una realidad, pues actualmente sigue siendo la horquilla con mayor presencia en las carreras de la copa del mundo, así como seguramente lo sea a nivel local. En cuanto a ligereza, la verdad es que la nueva versión de esta horquilla ha ganado en rigidez y precisión con la adopción de barras de 32 mm, pero ha sido a costa de ganar unos gramillos. Así las cosas, la horquilla de Rock Shox ha cedido su hegemonía en la báscula.

La nueva gama incluye tres modelos de SID: la World Cup, la Team y la Race, de los que la versión probada, la World Cup, supone la tope de gama (o lo era, pues en la recién estrenada gama 2010 aparece la SID XX) y, como su nombre indica, es también la misma que podemos encontrar en la mayoría de las bicis de nuestros pros favoritos.

Otra novedad supone el aumento de recorrido hasta los 100 mm, transformables en 80 mm mediante un sencillo procedimiento, para el que sólo es necesario instalar una pieza de plástico suministrada con la horquilla.
Las barras de 32 mm están elaboradas en aluminio 7000 anodizado y de baja fricción, y tienen impresas las indicaciones de recorrido, lo cual nos resulta de guía para ajustar el sag (precarga) a nuestro gusto.

Las botellas son de magnesio y cuentan con un refuerzo de carbono (de magnesio en la versión Race) en su parte media -a la altura de los casquillos internos entre las barras y las botellas- que la marca ha bautizado como Power Bulge, y afirma otorgan un importante plus de rigidez al conjunto. La parte posterior de la botella izquierda aloja una tabla con las presiones adecuadas para la cámara negativa y positiva en función de nuestro peso, a fin de facilitar al máximo el ajuste de esta suspensión.

En la botella derecha, en su parte superior encontramos el bloqueo (Push Lock). También ahí se sitúa el GATE. En la parte inferior encontramos el rebote (o Motion Control) marcados con una tortuga y una liebre. En la botella izquierda, en su parte superior, encontramos la válvula positiva (+) y en la parte inferior la cámara negativa (-).

Un detalle que nos gustaría resaltar es el rebaje que la botella izquierda a la altura de la pinza de freno, y que deja mucho espacio con el que resulta más fácil limpiar bien la horquilla por esa zona y que además facilita mucho el cambio de pastillas de cualquier pinza de freno.

Otro detalle que nos agradó fue la disposición de la entrada de las punteras, de modo recto, mucho más intuitivo y fácil de colocar, que las predominantes en otras marcas, en diagonal.

La cabeza es de aluminio, y su diseño recuerda al de la SID original, aunque muy reforzado, claro está.

El mando de bloqueo remoto, denominado por la marca Push Lock, tiene un diseño estilizado pero ocupa bastante espacio en el manillar por lo alto que resulta. Además, por este motivo queda un poco alejado del resto de los mandos y para una persona con las manos pequeñas resulta incómodo.


La World Cup está disponible en tres colores: blanca, negra y azul SID, con un buen abanico de calcas disponibles para completar la personalización de nuestra bicicleta.


El anclaje de disco es de tipo postmount, una opción cada vez más frecuente entre las marcas, y admite discos de hasta 185 mm de diámetro.


En cuanto a las regulaciones, la SID puede ajustarse en los siguiente parámetros: presión de aire en la cámara positiva (según nuestro peso corporal), presión de aire en la cámara negativa (responsable de regular la sensibilidad inicial, para las condiciones del terreno...), rebote, bloqueo desde el manillar y compresión a baja velocidad (por Floodgate). Por último, el peso verificado por nosotros es de 1526 g con el tubo a 205 mm, es decir, sin cortar.

Ajuste

El sistema propio de Rock Shox se denomina Dual Air, y consiste en montar dos cámaras de aire antagónicas, es decir, que una actúa en detrimento de la otra. Así, en teoría no debemos descompensar su regulación, pues sólo conseguiríamos endurecer la horquilla hacia el lado contrario al de la cámara con mayor presión. Así, el incremento de presión en la cámara positiva consigue un aumento de resistencia para absorber impactos; en cambio, el aumento de presión en la cámara negativa se traduce en una pérdida de recorrido y un comportamiento más vivo, más rebotón.

La horquilla necesita de un buen rodaje para que vaya fina; tal como sale de la caja presenta un funcionamiento muy duro, poco sensible, por lo que hay que tener paciencia y salir unas cuantas veces llevando con nosotros la bomba de presión -suministrada con la horquilla-, hasta dar con la combinación deseada.

En nuestra opinión, la mejor vía para conseguir regularla consiste en comenzar por la cámara positiva según nuestro peso y gustos (la tabla adjunta en la horquilla es orientativa, nosotros hemos rebajado un poco esos guarismos) pero teniendo presente que el sag en una horquilla de rally como esta debería estar entre un 10 y un 20%; después de ahí, ajustamos la cámara negativa igualando o situándola un poco por encima de la positiva (como máximo un 15% de desfase si no queremos tener una horquilla con un funcionamiento anómalo).

Posteriormente, ajustamos el gate, que no es más que un regulador de la compresión y nos permite elegir la dureza del bloqueo, o más bien, la cantidad de milímetros que la horquilla se puede mover con el bloqueo activado. Con el gate cerrado, así, el bloqueo supone una horquilla rígida por completo.

La última regulación que nos queda es la del rebote; la válvula está escondida en la parte inferior de la barra derecha, y es dura y de difícil acceso. Por fortuna es algo que no se toca una vez has encontrado tu punto favorito.

Así, para un biker de 70 kilos hemos elegido dejar en 6,5 bares la cámara positiva; un bar más la negativa, 7,5; el gate cerrado por completo y el rebote a medio recorrido.

La cámara positiva
En marcha


Una vez hecho esto, y viendo todos los pasos intermedios que hemos probado, podemos concluir que las regulaciones de la SID se notan; así estamos sin duda ante una horquilla muy personalizable. Y personalizable significa camaleónica; es posible hacer que la horquilla se comporte como a ti te gusta; sólo hay que jugar entre los parámetros que Rock Shox propone.

Para redondear el funcionamiento sólo echamos en falta algo de rigidez; pese a haber mejorado enormemente respecto a anteriores versiones, sigue un punto por debajo de otras marcas en este segmento, incluso alguna que también arroja guarismos inferiores en la báscula, el otro punto en el que flaquea la SID.

Detalle del puente, con la gomita que mide el sag y el grabado para determinarlo
En cuanto a la estética, no creemos equivocarnos al afirmar que es impactante, muy atractiva con este azul tan característico, y que rezuma deportividad por sus cuatro costados. Los refuerzos de carbono juegan un papel importante en este punto.


Por último, y para valorar el ensamblaje del conjunto, tras la realización de la prueba no ha aparecido ninguna holgura, habituales en otras marcas y lastre de esta en anteriores realizaciones.

Conclusión

Este párrafo es de perogrullo; estamos ante una horquilla de carreras, cara pero no elitista y que, con algo de pericia y conocimientos, podemos adaptar a nuestro gusto. No es casualidad que sea el juguete favorito de los pros...


Mas información: www.superlightintegrateddesign.com.


Distribuye en España: www.motordealer.com.


Visto en: Amigosdelciclismo.com

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

Translate

 

blogger templates | Make Money Online